De noche, tinta y vino.

Parece que entre más noche mejor se escribe, entre más oscuro más se piensa y entre más silencioso más inspiración llega. De noche, claro, donde ocurren las mejores cosas, las más inhóspitas, interesantes, secretas, misteriosas y profundas. De noche. Sólo de noche. Como sea, pero de noche. Si llueve no importa, lo que importa es que esté oscuro, que haga frío, ¿qué más da? Mientras sea de noche ¿qué más da?
Para plasmar las ideas, una buena tinta claro está, de preferencia de trazo suave y delicado, tan delicado que se deslice como bailando sobre el espacio en blanco llenando de hermosas palabras lo que antes era vacío, dejando su huella imborrable, su ser, mientras se escucha el tenue sonido del bolígrafo en la hoja, como si se susurraran las palabras escritas. El arte de escribir, un verdadero arte.
¿El vino? El vino para el placer, para dejarse llevar de vez en cuando, soltar una que otra palabra que no soltaría en mis cinco sentidos, dejarla escapar, todo para volver a levantar la copa, tomar un suave trago, disfrutar el buqué, rendirme ante tal placer, levantar la pluma, hacerla bailar sobre la hoja, plasmar ideas en ella y claro, todo oscuro, silencioso. Porque es de noche y de noche se escribe mejor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s