Cuando te pierdes…

Cuando te pierdes todo parece estar en tu contra, todo es difícil, todo pesa más, todo provoca tristeza. Son esas etapas que todos atravesamos, que todos sufrimos y de las cuales todos aprendemos. La vida está llena de estos altibajos que nos hacen reflexionar de nuestro propósito en el mundo, de nuestro destino, de nuestros errores cometidos y de los miedos que tenemos al futuro. Paradójicamente son estos momentos en los cuales nos damos cuenta que nada es imposible, vemos que nos podemos levantar, que podemos seguir adelante, que hay un rumbo el cuál seguir. Es una contradicción en la cual una no puede existir sin la otra, como dice un dicho, donde hay luz tiene que haber sombra, aquí igual, eventualmente encontrarás la luz que te ilumina el camino a seguir, la meta qué alcanzar o simplemente la razón de tu existir.

Hoy leí una frase que me gustó, que aunque sé que es verdad, pocas veces aplico a mi vida personal, la frase dice así: “temer pérdidas no es vivir en el presente, es vivir en el futuro”. Ciertamente, estamos tan preocupados por perder lo que tenemos, por no saber qué será de nosotros mañana que dejamos de disfrutar el presente y sólo nos preocupamos de una cosa, ¿Qué será de mí en el futuro? Siento que sin perder responsabilidad, hay que disfrutar más el presente, el momento que vivimos, el simple hecho de poder respirar, de poder disfrutar una comida, una copa de vino, una plática con la familia y amigos, disfrutar de leer un libro, de sólo contemplar las estrellas en una noche despejada, esos pequeños momentos que hacen del presente algo maravilloso qué disfrutar, hacen del presente una simple cosa, vivir. Son estos momentos los cuales le dan luz a nuestros momentos oscuros aquellos donde imperan las sombras y el desánimo. Hoy me propongo a disfrutar más el día a día, vivir momento a momento, a dejar de preocuparme tanto por el mañana y aprender a vivir el hoy.

Como en la terapia de AA de, ‘me propongo a estar sobrio por hoy, ya mañana será otro día’, me propongo a ser feliz por hoy, mañana será otro día para proponerme lo mismo pero hoy disfrutaré de lo que tengo, de la bendición de vivir sin arrepentimientos y seré feliz. Yo te invito, ¿Tú quieres serlo también?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s