Y tú, ¿Ya empezaste?

¿Quién lo diría? Ya soy universitario, y sigo sin creerlo. La verdad es que el tiempo que uno pasa en la preparatoria se va volando, cuando te das cuenta ya tienes el tiempo encima y ¡Tienes que elegir una carrera! Claro que uno como buen ser humano y mexicano para variar no le da la importancia debida a esta decisión, cuando mis padres y mis abuelos me preguntaron… Ray vas a entrar a la universidad ¿Qué carrera quieres estudiar? Yo no les supe responder, me refugiaba en decir que quería ser comunicólogo y dedicarme al periodismo deportivo lo cual se me da bastante bien, pero en el fondo sabía que me estaba apresurando, yo quería una carrera con algo más de impacto.

Para no hacer larga la historia tras una ardua lucha interna y mental me decidí por estudiar Relaciones Internacionales, y la verdad no me arrepiento, es lo mejor que pude elegir y claro que uno piensa que la vida universitaria va a ser igual que en la preparatoria pero con materias que te gustan… Jajaja déjenme reírme a gusto JA JA JA eso NO es cierto. Toda la vida los maestros se la pasan amenazándonos de que el siguiente año va a ser peor que ahora sí nos van a exigir los maestros que vienen. Recuerdo en la primaria mi maestra de sexto, miss Odette, y sí, sí recuerdo su nombre, me decía “Ray tienes que dejar de estar de flojo que en la secundaria todo es diferente, ahí nadie se va a preocupar por ti y tendrás que ver por ti mismo”. Resultado; todo siguió igual, la secundaria no era como mi miss de sexto me había platicado y hasta se preocupaban más los maestros por mí que en la primaria. Gran decepción. El tiempo pasó y en la secundaria después de muchas horas de flojera descomunal y desinterés general en cuanto a matemáticas mi maestra de tercero de secundaria, miss Luisa, y sí, también recuerdo su nombre, amenazó a mi grupo diciendo; “chamacos ya van a pasar a la preparatoria y no pueden seguir con esta actitud, allá todo es diferente nadie les va a exigir nada y donde les fallen están reprobados, deben ser responsables porque todo es diferente a la secundaria”. Resultado; todo siguió igual, maestros preocupados, si te volabas una clase te reportaban, era como una secundaria pero de niños más grandes, sabrán la gran decepción que tuve al darme cuenta que nada había cambiado, esa libertad de la que tanto me hablaban no existía me pregunto si todo esto de amenazar a los alumnos de que en la siguiente entidad escolar ahora sí les van a exigir es realmente cierto, estoy pensando seriamente que todo es un plan malévolo para asustarte y a ver sí con el miedo logras llegar a ser responsable.

Pero, todo cambió en el último año de prepa, la historia se repitió me dijeron que en la universidad ahora sí iban a ser exigentes con las tareas, que cada maestro llegaba daba su cátedra y se iba, que podías hacer lo que quisieras pero que ya eran tu problema las consecuencias generadas por tus actos. He aquí la sorpresa de mi vida, mi última maestra tenía razón, llegué a la universidad y todo era como la miss lo había descrito. Maestros despreocupados que dan su cátedra y se van, consecuencias por los actos en cuanto a faltas, un montonal de tarea que nadie me solapa y he de aceptarlo, ha sido muy difícil hacerme responsable a la fuerza. Pero uno tiene qué, no en balde se gasta lo que se gasta para tener una educación universitaria y en estos tres meses de clases que ya llevo, me doy cuenta que debí de hacerle caso a mi maestra de sexto, miss Odette, porque de haber sido así hubiera sido responsable desde un principio y no me hubiera costado tanto trabajo ser responsable y cumplir con todas mis tareas hoy en día.

La universidad es fría, si no cumples repruebas, si  faltas te dan de baja, es como una introducción a lo que va a ser tu vida diaria, ojalá ya desde chicos se nos enseñara no sólo a tenerle miedo al siguiente año porque todo parece que será más difícil, si no generar conciencia en que si uno no cambia sus malos hábitos de estudio y su desinterés a las clases no lograrás madurar y llegar a ser una persona responsable, porque cuando esos chicos lleguen a la universidad les costará mucho trabajo cambiar esos malos hábitos como ahora a mí me sucede.

Amo mi carrera, amo mis materias, estoy empezando a amar mis tareas y miren que eso ya es MUY EXTRAÑO, pero me ha costado trabajo, si tienes a un familiar con el que sientas que le esté pasando lo mismo que a un servidor acércatele y dile las cosas como son, dile que no por obligación y miedo tiene que hacer las cosas porque si se hace con miedo y obligación no se está generando conciencia para cambiar porque si todo es a la fuerza nada saldrá bien y eso lo sabemos todos. De esa manera espero que podamos ir cambiando nuestra actitud con respecto a la escuela porque sólo así tendremos gente preparada que para cuando llegue a la universidad sea lo suficientemente responsable para hacer de la universidad una verdadera casa de estudios y no sólo un lugar al que vas a echar relajo en lo que te casas. Porque si México quiere el cambio que todos esperamos necesitamos empezar a hacer algo por nuestros conocidos, por aquellas personas que tienen todo por delante, aún no es tarde de poder hacer un cambio. Nos quejamos de la inseguridad, de la violencia, de que México no avanza, por eso la selección nunca llega al famoso quinto paritdo, pero no nos damos cuenta que es por nosotros mismos que seguimos como estamos, porque no infundamos una real educación en nuestros hijos, hermanos, primos, conocidos etc… Porque preferimos dejar todo al último cuando podemos hacer las cosas primero, porque preferimos ser conformistas, porque si podemos echarle la bolita al otro se la echamos, porque no tenemos conciencia de nuestros actos, todo, todo, todo, absolutamente todo es producto de la educación que recibimos y es necesario cambiarla, con sólo cambiar la actitud en cuanto a la escuela vamos a resolver muchos problemas, vamos a hacer que nuestros hijos, hermanos o las personas que sean aprendan a apreciar lo que tienen, porque si llegamos a tener ese cambio de mentalidad estoy seguro que todos tendremos un México mejor. Violencia no se combate con más violencia, se combate con educación y conciencia. Y no me refiero a la educación de la SEP me refiero a la educación que TÚ le das a tus hijos y familiares. Necesitamos ese cambio, ese cambio que se vea reflejado en la escuela para que las nuevas generaciones que vengan, aprovechen al máximo sus habilidades y podamos tener ese cambio que todos queremos.

Yo por mi lado, voy a seguir echándole ganas a cambiar mis hábitos, a hacer algo por cambiar la actitud de México porque sólo con un cambio de actitud y de educación podremos llegar a cambiar al país, pero si no lo intentamos, ¿Quién lo hará? Así que dime… ¿Tú ya empezaste a cambiar?

Te lo dejo de tarea…

Un pensamiento en “Y tú, ¿Ya empezaste?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s